jueves, 10 de agosto de 2017

AUSENCIA


Suspiros
mar de nostalgias acrisoladas
una cama vacía de reproches
el espejo arrumbando sus imágenes,
pasaste tu como tormenta tardía
no hubo luces en las miradas
solo ojos que observaron superficiales
como ese rostro agrietado que escribió en mis paredes,
mancho de soledades el piso de mi lujuria
se quitó las palabras que definían el ocaso,
no hubo nuevos atardeceres en este precipicio
solo la magulladura de los recuerdos olvidados
en mi país el hambre es costumbre cotidiana
la voracidad con que nos hemos disipado
rememoro como se movían tus falanges etéreas
en la consistencia de mi pesadillas calvas
ahora es tarde para alcanzar el pasado
solo queda recoger los mendrugos de silencio                                                                                            
sé que te has marchado lejos
hasta algún territorio de limites imprecisos
donde mi desmemoria no alcanza a percibirte,
la parte incendiaria de mis labios buscan tus besos sordos
no se resignan a tu partida en este invierno
creen que volverás
desnuda de impotencia
han muerto los gemidos, los jadeos, las pequeñas muertes,
después de la sequía de estas estaciones
retornaran los arroyos por el cauce de otros tajos
en tanto queda sumergirse en las vigilias blancas
recuperar el sonido blando de un canto cercano
estirar la pluma para humedecer la poesía
aun fatigados no rendirnos ante el holocausto
siempre es posible dilatar la muerte última
construir el infinito con la materia de los rezos
perderse en el mutismo fantasmal de los vocablos
nadie dijo que las ausencias olían a cerezo
ni que el porvenir seria la sombra de unos sueños
los bordes callados de las cosas sustanciales
abren un interrogante insaciable a mi deseo
como atraerte mujer que buscas nuevo dueño.
Roberto Brindisi







martes, 8 de agosto de 2017

ANDA LA VIDA


Camino inverso 
el que recorren tus ojos perdidos,
no miraras el mar ni las alondras
solo esos minutos antiguos,
extraviados en el centro de la memoria,
la prisa ya no tiene sustento
ni pan ni sobras solo el vino de otoño
un cuerpo se dibuja con las letras de una poesia
con los labios has de pintar el vuelo de los grillos
me has dicho en el silencioso mutismo
que regresas de la muerte
que aun no has nacido
eres tan antigua que la tersura de tu piel
es un fino pergamino
no hay fuego que incinere el infierno
ni angeles en el fallido paraiso
solo el paso de esta estela de vida nuestra
por el amanecer de la lujuria de tus latidos
crece el verano sobre las escorias del invierno
ahora el llanto de mi infancia
baña los rios de tus suicidios
cotidianamente resurges como un pajaro herido
hay sangre terracota en los andenes de tus tajos
batallas que no quisimos con las retinas preteritas
duele extrañamente saber lo desconocido
punza tanto el castigo de ignorarte
que el desamor me exige entregarme vencido
queda una particula estrecha de esperanza
en el ocaso de las astillas de desearte.
Roberto Brindisi

sábado, 5 de agosto de 2017

PALABRA DE MUJER


Pocas palabras
quizás algunos vocablos
para rememorarte mujer indecible
manojo de pestañas en mi memoria
de labios descriptos en mis olvidos
con mis dedos plantados en tus pezones
creciendo desde el mar de tu soledad
en la intensidad de un atardecer que fenece
no poder nombrarte bebiendo tus múltiples rostros
siento el reclamo de mis espejos vetustos
que desembarcan tus curvilíneas silueta
entre mis sabanas arrugadas de desaciertos
en un rincón donde prospera lo más injusto.

Roberto Brindisi

viernes, 4 de agosto de 2017

QUE SUCEDIÓ CON EL AMOR


Cuando ha muerto el amor
si nunca apareció en este tiempo mío
cuando lo incineraron
si el fuego se envolvió en agua presente de olvido
no tengo memoria de su presencia                                                                                                             en este vacío de cielos astillados de alboradas
solo me quedan los instantes de oscuros descuidos
que dirán las palabras en sus huecos alterados
ya que no se comunican tanto conmigo                                                                                                     romperán los silencios detrás de los espejos partidos
aguardo en el centro de mi lujuria
las pieles desnudas con tus pupilas que no consigo
habrá finiquitado sin haber sido parido?

Roberto Brindisi

miércoles, 2 de agosto de 2017

HORAS


Donde están las horas
las de ayer, las de hoy, las de nunca
las huérfanas de afecto
desposeídas de verdades
cubiertas de mentiras impiadosas
dónde? porque solo me quedan tus minutos
en zaguanes tardíos
en colmenas desalambradas de olvido
por donde se fue mi inocencia envejecida
solo me queda el recuerdo de tu descuido.

Roberto Brindisi

martes, 1 de agosto de 2017

INNATO


Sin nacer
sin esperar el invierno
se desgrano en su círculo de magnolia
una pasión que sabía a odres sin limites
no padeció la inclemencia de lo infinito
ni pudo ver entre una multitud de llantos y reclamos
lo imposible de trascender a esos segundos
en la oscuridad de la santa fe
o en la claridad de perjurios de desvanes,
nada pudo superar a esos gramos desteñidos
solo un soplo de domingo aburrido
no hubo un rugido de lujuria contenida
ni el hambre de la piel de su oponente
en la imagen que devuelve el olvido
reflejos de sonidos mudos estridentes,
hoy en esta soledad vivida al borde del abismo
hay un destello de esperanza surgida de palabras
nacidas de una boca semejante a volcanes inactivos
pronta a estallar en los labios sensuales de la otredad
en un espacio surcado por el fantasma del tiempo
por donde vuelan pájaros agobiados en la vigilia
callejones con ruidos atraídos hacia tus tacones
baldosas cercanas a mis paredes grises
se han secado los balcones para reavivar flores
cuanta certeza hay en las negras pesadillas
toco la afable premura de la escarcha matinal
una orquídea florece en este amanecer
sobre tu cuerpo abierto en mis sabanas diluidas
me sobrecogen las paredes de tu vulva rosada
arroyos incesantes por donde flota mi lengua
tu carne firme abre las heridas de gozo tajante
quizás el universo implosiono hasta una gota de semen
pero no quiebra el silencio de mis laberintos
zonas por donde vagan los recuerdos y la infancia
a esta hora de la tarde no hay memoria abierta
quizás porque es domingo sintiéndome atrapado
en un lugar de gritos, llantos y poesía desierta.

Roberto Brindisi