viernes, 31 de diciembre de 2010

ANDUVE...

anduve errante por la sombra del año


con la camisa arremangada, sin botones

y la alegria de saberme ignorante

de las cosas mas sublimes del enjambre

tanto fue asi esta cuestion

que nunca pregunte porque atarlo con alambre

anduve muchas horas por la plaza

con las baldosas manchadas por la ausencia

salpicadas de vacio y de bulliciosos silencios

hasta que decidido fui a tu encuentro

creo que fue en la calle de septiembre

ahi donde no suele dar la sombra

y lo atardeceres son anaranjados

creo que el ascensor me abrio tu paso

y tu puerta despejada de oscuridad

me condujo lentamente

hasta el ultimo hueco de tu primer beso

el que no se olvida en toda la eternidad

hasta sentir como el huracan de tus caricias

despiertan mis pasiones habitantes

en el septimo piso del paraiso

donde se herrumba el espejo de los pecados

sin dejar entreveer que he sido excomulgado

de la religion de los adoradores del desamor

anduve entre tus piernas alargadas

entre la filigrana de tu pubis sonrosada

o en el final de tu espalda humedecida

por el danzar constante de mi lengua

que pone y saca la cerda de su pincel

del tintero tuyo mas astral

y en el agotamiento de tu palabra

en la cascada de tus verbos

durmiendome en los senos de tu predicado

con el texto excitante de un te quiero

anduve y ahora estoy detenido

en el descanso de tus brazos

ahi quiero descansar eternamente

anduve y decidi que era suficiente

miércoles, 29 de diciembre de 2010

AMANECIENDO


Amanecí con los ojos cerrados




Conteniendo el viento



Evocando las formas de una silueta



Con el incendio prisionero



El que hizo posible consumar



Unas fronteras de hembra en sueño



El que sobrevivió a las aguas de ese cántaro



Por el que nadaron los gemidos



Bracearon alocadas las palabras



Se dislocaron los significados



Resucitaron en su pesebre algunos verbos



Amanecí con las alas escaldadas



Con escalones de años perdidos



Con la explanada de tu vientre en bandeja



Con dos senos prominentes como soles



Con las aureolas como arco iris



Con esos pezones como fresas de esta aurora



Amanecí después del insomnio



De una noche incinerada en imprecaciones



Me mire las manos que despertaban



Los dedos que buscaban la fuga



Hacia el campo cálido y conocido



Hacia las oquedades de esa mañana



Y los parpados cedieron



Los ojos míos conquistaron la mirada



Lo que es casi igual a un nuevo nacimiento



Refundaron los objetos



Resignificaron a los sujetos



Vieron que no eras falsedad de una vigilia



Sino realidad concreta de este día



Vieron la cercanía de tus poros sexuados



Los médanos nuevos de tus nalgas



Vieron las gaviotas de tus piernas



E imaginaron un vuelo colosal



Sin tiempo, sin apremios



Simplemente deslizarse por el aire de tus labios



O capturar varios de tus dulces besos



Conjeturaron que ángeles le darían la luz



En que festividad de este lugar vacio



Podrían degustar el vino de tu aroma



En la áspera necesidad de realizarse



Más al escuchar aquella poesía



Me instaron a abrir el alma en esa madrugada



Arrebatándome la ultima coraza



Ahora libre al amor en esta alborada



Como juglar que escribe sus memorias



Con la pluma de una dama enamorada

NO SE SI ES UN SUEÑO...

No se si es un sueño


Más me creo en el infierno

Aunque dudo

Creo que en realidad no es el averno

Es tan poco simbólico e innegable

Como navaja hundida en la faringe

Adentro quema, todo se astilla

Parece que voy a evaporarme

Pero se no ha de ser así

Solo es una súbita mudez

Buscando tomarte de algo

Porque estoy en caída libre

Sin poder hablar, ni escribir

Miseria viva rondando en el espejo

Mientras miro a los que mueren de hambre

Revolviendo en el basural de las promesas

Las vísceras parecen inútiles

Órganos acalambrados por el desuso

Celebro la apertura a lo que no esta

Veo como crece la rebelión de los desheredados

El mendrugo de pan ya no alcanza

La mezquindad de la alfabetización tampoco

No cura las heridas tanto desamor

El cielo comienza a ensombrecerse

Hoy lo imposible es estar en cualquier lado

Veo despojos que se arrastran hacia la abundancia

Soy un testigo miope de algún resplandor

Quizás un principio de alborada

O solo una garua que no ahogue el principio

La raíz putrefacta de este artefacto

A este enjambre llamado sociedad

Tú me haces una inofensiva vista

En el cafetín del retorno del viejo vizcacha

Ahí me encuentras sumergido

En el embriagante licor de mis palabras

Las pronuncio, las amontono

Las proclamo en medios de aplausos

De ancianos sabios, sordos y mancos

El Olimpo hoy es discepoliano

Y te veo caminando sobria

Acompañándome en este instante

En el que dirijo a los que he invocado

Mientras avanzamos como si hiciéramos el amor

En medio de la plaza mayor

La de las rondas de la locura

Cada jueves mientras me desbarranco

De tu mano femenina y húmeda

Subo los peldaños que me sacan

Hasta tu continente abierto y franco

No se si es un sueño pero decido no despertar

viernes, 24 de diciembre de 2010

AHORA VIDA!

Ahora


En el minuto ultimo

Cuando el mundo se evapora

Cuando la espesa bruma de las horas

Borran los recuerdos de no hace tanto

Aquellos que quizás inspiraron alguna poesía

O me sumergieron en el insomnio de esa aurora

Que hacen que me sienta extranjero

En la patria propia

Con un pueblo de letras desfilando

En medio de la humareda de algún feriado

En el que no vislumbro más allá de lo inmediato

En el que siento a la muerte acobardada

Tanto peso

Tanta densidad de sueños atorados

En el desorbitado espacio

En el que nacen los versos

De poemas nuevos

Enamorados

Aunque se hayan alimentado

Del dolor, del sufrimiento del bardo

Escritos en las mesas marcadas por el alcohol

Como círculos de un infierno etílico

Ahora digo

Se me antoja que me he ganado el derecho

A transitar la vida por la vereda del sol

No por la de las sombras

Por esas calle y alamedas pobladas de seducciones

O en el vergel de este tiempo de mi vida

En el que decido ponerle amor

A mis palabras, a mis estrofas

En el que me apropio del sentido

Del significante de los signos del silencio

Cuando las baldosas que te esperan

Están amasadas de segundos, de minutos

De tiempo pleno que no existe

Como de la inexistente plenitud de mis espacios

Pero se

He aprendido

Con las manos doloridas

El alma deshilvanada

Que soy un hombre de destiempo

Viviendo en los bordes mismos de la locura

En el exacto limite de tu pueblo

Donde nos fundimos para hacer un continente

De brazos, piernas, bocas, labios y miradas

Mientras las olas de un azulado océano

Bañan las playas de mi ventana

Mojan suavemente el vidrio de mi espejo

Rondan ligeramente el laberinto de mi olvido

Hasta darle muerte al minotauro

En las ficciones de tus formas

Como un golem de amor en primavera

Cuando se produce el milagro de que tu país

Se rinda pleno a este amor como una hoguera

jueves, 23 de diciembre de 2010

MI DESTINO...

Mi destino sigue los pasos de un tango


Vengo desde el más hondo barrial

Ahí donde el fango se hace espeso

De sangre y sueños demolidos

De demonios y estafadores en los versos

De noches tan oscuras que no cuentan

Vengo desde lo más profundo de esta historia

Donde se torna argamasa el dolor y las lagrimas

De tanto obrero, changarines y peones golondrinas

De tanto negro, de tanto pobre, de tanto alcohol

De tanta esperanza despanzurrada

De la prostitución y el choreo haciendo escuela

Que me empujaron, como a tantos otros

A empuñar la santa rebeldía

Levantar las banderas rojas y negras

Y en algún octubre meter las patas en la fuente

Vengo desde la orfandad que me dio una Eva por madraza

Y un Che guerrero como ejemplo

De entre tanto yuyos en mi potrero

Fue difícil que florecieran algunos lirios

Pero también tuve que aprender

A endurecerse en medio del cariño

O con el afecto como único estandarte

Hay veces que despierto

Recordando en los sueños mis orígenes

Son tan iguales a los que vivo estando despierto

Que no me caben dudas

Vengo de donde vengo asumiéndolo

Vengo y recorro este sendero

Porque desde la furia de lo injusto

Desde el vendaval de hambruna

Desde el recuerdo de tanto olvido

He tomado la decisión de no pasar en vano

De escribir mis versos mas disimiles en esta arena

De saborear la madurez en su frescura

De hacer el amor con el cielo por testigo

De mirar que en el inventario tengo cicatrices

Pero fui cerrando las heridas con los besos

De esta mujer enardecida

Que ha saber viene del mismo infierno

Sin renegar de ninguno de sus claros pecados

Mancomunadamente ella y yo

En esta sinuosa avenida

Donde uno, en esta Buenos Aires porteña,

Teje en el albor el comienzo de la vida.

HAY NOCHES VARIADAS...

Hay noches solitarias


En el que aun siento las canciones

De una infancia agujereada

Por donde suelen colarse

Recuerdos que me son agradables

Pero que no impiden

La sensación de la angustia

El abandono primero

La tristeza en un cuarto de adobe

El pan duro de la pobreza.

Recuerdo si, la rayuela en mi vereda

Los juegos de las bolitas y escondidas

Mas recuerdo mis salidas al cementerio

Evocaciones que carcomen los años iníciales

En el que las tumbas de tierra y mármol

Cobijaba la desazón silenciosa

De cumplir con un rito tenebroso.

Pero hay noches no tan solitarias

Por lo agradable de tu compañía

Por la generosidad de compartir tu luna

Por el amor con el que cortamos las tinieblas

Por esas caricias disparadas por tus manos

Que aplanan tanta ansiedad, tanta fobia

En el que el recuerdo es instantáneo

Porque mi memoria es la de un animal enceguecido

Solo retengo el minuto precedente

En el que creo ahogarme en tus besos

Ser nadador experto en tus corrientes

Deslizándome por la planicie de tus poros

Abriendo zanja en lo cóncavo de la entrepierna

Allí donde un lobo se bate en retirada

En el amanecer de un día en construcción

Persignándome por recibir tu comunión

Aunque pecador indecible de madrugadas

En el mismo instante en el que gimen

Los verbos, predicados, del mutismo gramatical

Adelantándose en el tablero un escaque

Las palabras indecibles de amantes en alborada

Por esas zonas me remonto

Soy como las barcazas antiguas

Que sabiendo su estructura despintada

No le asusta navegar de noche

Mirar las estrellas en tus ojos

Sentir tus frases amorosas

Revotando incontenibles en el espejo

Inexistente de un tiempo cualquiera

Hace no se cuantos días

Que termino la jornada en armonía

Será tu nombre

Será tu entrega

La dueña de tanta sintonia?

martes, 14 de diciembre de 2010

MI BARRIO, EL DE SIEMPRE


Mi barrio, el que me crio




Supo llamarse El Pilar



Ese y no otro fue el nombre



De mi primera infancia



Con el tiempo llego a ser el nombre



De mi libertad, mi prisión y todo lo demás



Mi ciudadela creyó haber escapado al destino



Ayer me remonte hasta sus calles



Hasta la más antigua de todas sus formas



Ahí donde crecí, donde pase mis primeros años



Que allí se detuvieron



Encontrando su lugar permanente



En mi rememoración llego hasta mi vereda



Recuerdo las alegrías, los miedos



Mi familia y mis amigos instándome a dar un paso



U ofrecer la mano sudada



Secar las lágrimas de la tristeza



Repartiendo la sonrisa de las alegrías tempranas



Sobrecogerme en algún sueño



En el que un abuelo me indica no cruzar esa calle



La alfombrada de tierra



La traza del fin del mundo



Del final de la vida, donde no se existe,



Donde todo termina, no se es



Para que comience la nada infinita



Reincorporo en la vigilia a mi abuela protectora



Y el alivio de recuperar el vigor de mi cuerpo



Asumó la idea de las distancias que parecían enormes



Cuando también lo era mi vida amplia y holgada



Todo por esa manía mía de pensar en aquellos años



Profundamente astillados



En donde el viento de lo imprevisto da la vuelta



Hasta llegar a darme cuenta que los recuerdos



No calzan colores vivos



Que los sueños están algo despintados



Y las pesadillas han ganado en oscuridad



Mientras conservo el estupor



Miro la parte trasera del espejo



Rondo por fuera de la ventana de mi vida



Circundo el blanco laberinto



Y tu voz se hace más perfecta



Más clara y armoniosa



Diciendo mí nombre, antes o después del beso



Hasta conseguir que me despierte



Te bese y me incorpore



La mañana me mira desde otra zona



Porque mi barrio nunca morira



mientras yo amanezca del ultimo sueño

domingo, 12 de diciembre de 2010

UNA SIMPLE POESIA

Las lagrimas derramada en un ayer


Impusieron secar el alma

Saciar el hambre de afecto

No sabía si habrá mañana

Pero hoy...si, ahora

Pareciera que inventaron una palmada

Un abrazo afectuoso

De quien nunca me prometió nada

Ni cuando las rosas

Que en su muerte estaban desparramadas

También esperaban una llegada

Pensando que así serian redimidas

Que las haría sentirse nuevas

Y no esclavas de la muerte en la ventana

En ese atardecer en que todo se reclama

La fuerte lluvia

El desolado y abandonado espejo

Mi alma en su laberinto claro

Los pájaros que descreídos retornaron

Para encontrarse con el aroma de tu piel

Con la fragancia de tu presencia

Con ese olor alegre de la euforia

Sabedores de que andarás ganando playa

Mas reconociendo la arena caliente de este médano

Las olas que contigo están desatadas

Ante el ardor del océano a verse desbordado

Y las alondras volando en sintonía

Ya picoteando el aljibe de tu vulva

Ya con el canto de los jilgueros a tus montes

Ahora el silencio, el vacio, que rinde pleitesía

A los promontorios de tus nalgas

A las palabras que se descuelgan de tu boca

Que confiado,

Creo como un fanático de tu dogma

Que la promesa de tu aparición se cumple

Que hay un tercer día y un juicio final

Que allí valen los números siete de mi cábala

O los logaritmos de los latidos de mi corazón

Que hace meritos ante esa raíz cuadrada

De la tangente de tus senos

La secante entretenida de tus labios

Que derrapan roces suaves en mi superficie

Por eso creo, yo el peor de todos

Este hombre que se unió a Caín y Abel

Para desalojar a un Adán y una Eva

De esta tierra moribunda a ser poblada

Erigiendo como ídolo pagano al sexo salvaje

Al que nos dio y nos dará el mana de la mañana

Convencido que tus besos

Lo son de hembra enamorada

Al reposar de este tu único viaje

Ahora el sol cae a plomo

Sobre el lecho

Proyectando la sombra de los dos

Ahora hay una simple poesía

viernes, 10 de diciembre de 2010

EL AMOR EN BUENOS AIRES

Salir a la calle


En un día como hoy

No me resulto fácil

Temí que las calles no estuvieran

Que las veredas de mi ciudad

Hubieran clausurado el paso

Que las casas tuvieran sus frentes desdibujados

Me dio miedo que la gente

Ya no aparecieran

Que no pasaran como moscas

Por las estrechos senderos

Que hubieran dejado desiertos

Los cafetines de Buenos Aires

Que no viera un solo colectivo en todo el día

O los autos se notaran por su ausencia

Que ya no estuviera más nuestra Plaza de Mayo

O la Avenida Corriente

Ni las múltiples librerías

Creo que afortunadamente estaba todo en su lugar

Como lo soñé la última vez

Aquella en la que no salí

Que como hoy me quede en cama

Multiplicando las sumas de mi porteñidad

Si tal cosa existe o ya desapareció

Pero eso no lo se desde el algebra heredada

Solo puedo atreverme a cerrar los ojos

Pensando en Adán Buenosaires o en Saverio el Cruel

Y al abrir mi mirada al mundo

Digo a este cuarto en el que me refugio

Volviendo a observar que no te has ido

Que no eras una estéril fantasía

Ni un deseo postergado

Que existes desdibujando mi efimeridad

Tatuando en el tiempo tu existencia

A través de unos portentosos senos

Unas aureolas angelicales

O unos pezones como señales de transito

Así como desde esta inmovilidad mía

Me desplazo lentamente por tus labios

Freno bruscamente ante el rojo de tu mirada

O me exilio en la patria de tu boca

Como creo que existe el afuera

La Santa María de los Buenos Aires

Por surcar tus ríos color leona

Entre los zarpazos que se cuelgan

En la desnudes de mi espalda

O entre mis piernas

Que son enredaderas

Trepándose y enlazándose a las tuyas

En el calor de este verano interior

Haciendo que mi velero infle velas

Hasta naufragar en alguna avenida

Que es de tu propiedad pública

Aunque yo la usufructúe de manera privada

Así es que sin salir de mi exterior

Comparto mi vigilia contigo

En esta nueva aurora enamorada

martes, 7 de diciembre de 2010

LA MARIPOSA, LA MUERTE Y EL AMOR...

Ha muerto la última mariposa de este día


Perdió sus colores en un cuarto de noche

Voló por sobre la densa angustia

Más no pudo evitar la desesperanza

Ha muerto y en esa muerte

Se revela que la tristeza es incolora

Quiso tomar aire y sobrevivir

Pero en este espacio hay oxigeno envenenado

Una nada asfixiante la rodeo

Una soledad de inmensa amplitud

La mariposa yace en el suelo

Descomponiéndose lentamente

Pero perdida su condición de insecto

Detrás de ese final

Viene el de la jornada

Pesimista, grisácea

Alicaída como un espectro de fantasma

Alguien dijo

Por ese portal no pasara el amor

La crueldad parecía natural

Gano palmo a palmo la pintura de esa pieza

Convencido de que todo es materia y movimiento

Creyó que ese sitio seria renovado

Saco los moscardones sin miramiento

Limpio en su mente la suciedad de esos espejos

Por la ventana recién abierta

Salieron las últimas oscuridades de lo nocturno

Escucho atentamente

Por el pasillo un taconeo abrió la aspereza

Aguja coronando unos zapatos

Medias eróticas de corta duración

Prendas interiores incendiadas en el abrazo

Caricias lascivas sin fecha de vencimiento

Bocas chocando hasta el acople

Afuera el atardecer se fue agitando

No quería morir sin seguir mirando

Agonizo al ver unos labios perdidos en esa patria

Nació la noche diferente

Iluminada por palabras obscenas y excitantes

En tanto en un juego perpetuo

La apertura se complementaba con la cerradura

Y los puntos cardinales perdieron sentido

Arriba pronto era abajo

Adelante se convertía por milagro en atrás

Las manos naufragaban en aguas calmas

Las extremidades títeres animados

En tanto la oruga comenzó a enderezarse

En busca de morir en el despliegue de una nueva mariposa

Que aletea entre las diferentes oquedades

Deja sus incomparables coloridos

En un nuevo delirio concurrido

En el que dos recrean la utopia del afecto

En la quimera de lo que sucede y lo sucedido

LA MARIPOSA, LA MUERTE Y EL AMOR...

Ha muerto la última mariposa de este día


Perdió sus colores en un cuarto de noche

Voló por sobre la densa angustia

Más no pudo evitar la desesperanza

Ha muerto y en esa muerte

Se revela que la tristeza es incolora

Quiso tomar aire y sobrevivir

Pero en este espacio hay oxigeno envenenado

Una nada asfixiante la rodeo

Una soledad de inmensa amplitud

La mariposa yace en el suelo

Descomponiéndose lentamente

Pero perdida su condición de insecto

Detrás de ese final

Viene el de la jornada

Pesimista, grisácea

Alicaída como un espectro de fantasma

Alguien dijo

Por ese portal no pasara el amor

La crueldad parecía natural

Gano palmo a palmo la pintura de esa pieza

Convencido de que todo es materia y movimiento

Creyó que ese sitio seria renovado

Saco los moscardones sin miramiento

Limpio en su mente la suciedad de esos espejos

Por la ventana recién abierta

Salieron las últimas oscuridades de lo nocturno

Escucho atentamente

Por el pasillo un taconeo abrió la aspereza

Aguja coronando unos zapatos

Medias eróticas de corta duración

Prendas interiores incendiadas en el abrazo

Caricias lascivas sin fecha de vencimiento

Bocas chocando hasta el acople

Afuera el atardecer se fue agitando

No quería morir sin seguir mirando

Agonizo al ver unos labios perdidos en esa patria

Nació la noche diferente

Iluminada por palabras obscenas y excitantes

En tanto en un juego perpetuo

La apertura se complementaba con la cerradura

Y los puntos cardinales perdieron sentido

Arriba pronto era abajo

Adelante se convertía por milagro en atrás

Las manos naufragaban en aguas calmas

Las extremidades títeres animados

En tanto la oruga comenzó a enderezarse

En busca de morir en el despliegue de una nueva mariposa

Que aletea entre las diferentes oquedades

Deja sus incomparables coloridos

En un nuevo delirio concurrido

En el que dos recrean la utopia del afecto

En la quimera de lo que sucede y lo sucedido

NADA SE CONSIGUE...

Nada se consigue


Sin gastar las suelas de esta luna

Sin humedecer las camisas viejas

Sin decir las palabras renovadas

Nada se consigue

Porque solo se amansa el futuro

Con los pies de barro hecho cementos

Con la oscuridad del alma partida al medio

Dejando que ingrese la luz sacrosanta

De la que emerge con el agua bendita

Sin que te desanime una derrota

De las tantas que padecemos

De las innumerables sucedidas

Bajo aquellas estrellas suicidas

O de las victorias

Pocas pero innegables

De las que nace un gesto amable

El que te anima a seguir andando

Bajando tus escudos en combate

Mirando que los prados se han coronado

En flores de las mas variadas

Con colores de azul anaranjado

Como el viejo carrusel de nuestra esquina

El mismo que perdió un caballo

Al que sobrevino el llanto de un infante

Que no encontró la calma en una sortija regalada

Nada se consigue hermano

Si no estas dispuesto a cruzar a nado

El desencuentro fútil

El insulto inútil

La consecuencia de las intolerancias

De la soberbia

No te esperara la reina

En tu tablero de ajedrez carente de peones

Con las torres derrumbadas

Los alfiles afligidos por su inmovilidad

Nada se consigue digo

Sin la categoría de hombre trajinado

De sabia resignación a que las cosas pasan

Como pasan los momentos del buen pan y del buen vino

De las mujeres hermosas sin amores

Nada se consigue sin compromiso

Sin amar a la que te corresponde

A la que tostara tus amaneceres

Con su piel de mermelada de durazno

La que abrirá la ventana de sus sueños

A los tuyos que reclaman una escucha

Siendo ella quien transforme su mano en oído

Y sus largos dedos en memoria

Nada se consigue sin el invento de la palabra nosotros

Créeme nada hay por delante con tu paso solitario

martes, 30 de noviembre de 2010

PRELUDIO DEL GENESIS

Solo un ruido


como los que escucho por las noches

cuando pretendo dormir mi ansiedad

en los momentos de azul intenso

en los instantes en que colapsan

las imagenes de la ultima pesadilla

las que alimentan mis miedos

las que se recortan contra la borra de mis temores

esas que como cristales desparramados

pueblan mi amplio espacio onírico

inconfesables iconos

que al despertar ya no recuerdo

pero que siento que han estado

por el sudor frio en mi cuerpo desnudo

o en el lago oscuro de mi boca

la misma que recorrió el estrecho

de la mujer que acampa en mi lecho

aquella hembra original

la que sueña pájaros de trino armónicos

acoples perfectos y agitados

la que repasa mis llagas

con la dulzura de la lengua de su mano

o con las vocales de sus dedos

la misma que armo un abecedario

en la parroquia abatida de mi religión

esa dama que deja de serlo

cuando se postra ante mi confesionario

que reniega de las aves marías

solo dispuesta a los padres nuestros

atea perpetua con un solo dios

el del placer y del cariño extremo

exigente de la entrega suprema

como también sabe hacerlo ella

decía

antes de perderme entre caricias

en medio de una lluvia de orgasmos

de promesas hechas en la alborada

solo cuando el amor se presenta despojado

decía que hubo un segundo en que escuche un ruido

quizás un crujido sonoro

que llamo bruscamente mi atención

viendo como una sombra se abalanza

sobre mi excitada humanidad

para que florezcan nuevas luces

nuevas formas geométricas

círculos que puestos en la periferia

son como la aureola de unos senos

o como un animal huyendo veloz

pero todo no es mas que vigilia

solo un cardumen de peces marginales

que desalojaron el desamor

para que mis noches sean amorosas

amables y de amantes

el ruido ya no suena

de su eco solo queda tu mirada

que es a quien quiero ahora como antes

cosas increíbles suceden en mi ciudad

la de mi espacio y el tuyo

el nuestro

donde escuchamos un suave silencio breve

luego todo esta narrado en la biblia

domingo, 28 de noviembre de 2010

HABITO EL SUEÑO

Creo ser el habitante


De un tiempo sin espacio

Donde no existe la premura

Ni la solicitud de la pereza

Solo el tiempo como moneda

De dudosa legitimidad

Donde los pájaros vuelan

Desplazándose en silencio

O yéndose sin haber arribado jamás

En este reino del sueño

La luz es limpia

El espasmo agudo

Solo penetra el ritmo de un tango

Que me convence que el sur existe

Aunque en mi vigilia

Solo concurra la vereda sin punto cardinal

Y entre el velo de la penumbra

Creo percibir tu voz ríspida

De gata que acecha impiadosa

Reflejándose desnuda en el único espejo

Que aun se jacta de tener reflejo

Mientras intuyo entre las sombras

Tus senos persistentemente erguidos

Dispuestos a brincar sobre mis labios

Los que se diluyen en una baba ardiente

Viendo como tus formas fantasmales

Se redondean en unas nalgas sumisas

Que arriman su popa a la soga de mi amarre

En el preciso instante que se desgranan mis manos

Intentando apoderarse de tu continente

Perforando repitente

El dorso de tu patria erótica

Y en el momento ecuánime donde debería acabar

Este lapso lleno de hechos irreales

Oníricos

Siento que a mi lado te das vuelta

Diciéndome que despertaste

Que bajaste de mi sueño

Que es tu hora de dormir

Que tanto trajín y tanto empeño

Hacen que sientas morir

Y yo despierto sintiendo

Que soy un habitante abriendo zonas

Para que el amor se despliegue

Afuera el viento sopla fuerte

En mi tiempo todo se perdona

Y ahora agradece…

SOY UN HOMBRE...

Soy un hombre


De tardes variadas

Que mira con asombro

El paso de un tren destartalado

Por las viejas vías del sarmiento

En el mismo paso nivel

Que eligen los seres prontamente muertos

Mediante suicidios desahuciados

Frente a una vida que los excede

O ante la certeza de no querer seguir

En esta vida que sienten que los puede

Ahí miro como crecen los yuyos

La mugre acumulada en los costados

Del terraplén o de las estaciones

Observo con la mirada perdida

Pensando que en otro momento

Mi pluma se deslizaba por el papel

Imaginando noches exaltadas

De pliegos lisos anhelantes

De tus verdes ojos enrojecidos

Como muchas partes de tu literatura

Con hojas abiertas

Tajeadas

Humedecidas por las noches

Cuando te leo al derecho y al revés

Cuando las vías no lo son

Sino que aparecen tus extremidades despojadas

Estando casi en paralelo

Cuando mis medianoches son compartidas

Con las tuyas

Que me ofrecen alboradas doradas

Plenas de espacios nuevos

Sin caricias enmohecidas

Ni gemidos adulterados

Con la luna entretenida

Jugando con las sabanas de nuestro lecho

Mientras sus agujeros espían a los nuestros

Y por momentos se conjugan

Como se aglutinan nuestros verbos

Esos que predican en el desierto de los denotados

Siendo como somos

Un par de gaviotas en celo

Con el tiempo tan variado

Tan cambiado

Que hasta pareciera que el amor se relaciona

En un armónico presente

En medio de esta estación

Que aun es primavera

Siendo la primera

En la que florecemos

Es…y que así sea

viernes, 26 de noviembre de 2010

GENESIS DEL AMOR

Escribo desde un presente entero


Con el recuerdo de los años astillados

Aquellos que desgarraron mi ropa

Que transgredieron mi piel

Que lastimaron mi alma

Que dejaron con poca liquidez

La esperanza acuosa de mi copa

Hoy

Puedo evocar los años partidos

Los que me dieron solidez

A pesar de los dolores del olvido

Los que abandonaron mi lecho

Habitando la oscuridad de mi memoria

Hasta que en alguna ocasión

Se aparecieron ángeles en falsedad

Vestidos o desnudos para la ocasión

Trastocando el afecto por la soledad

Cuando el reloj marcó la medianoche

Cosas evocables en su espesa densidad

O en el volumen grosero de la angustia

Hasta la llegada de alguna primavera

Cuando el viento del otoño se retira

Dejando la resaca del temporal

Como hojas mustias de sentimientos

Hasta que incursionas vos

Con el paso cambiado de la hora

El formato distinto del espacio

El color distinguido de ninguna frontera

Las luces del tiempo bendecido

Soñadora de un amanecer en plena entrega

Creadora desde la nada de noches desbordantes

Con nombre de tango o de milonga

Confundida en la estrechez de esta ciudad

Con sus calores

Con sus dolores

Con su abnegación aventurera

Así te abrís

Así te entregás

Hasta que el infierno mismo arda

Consumidas las telas de mí cuarto

Incendiados los poros de mi dermis

Humedecidas mis manos en tus arroyos

Clamante por el maná del cielo

Sepultás las derrotas anteriores

Levantás con tus labios las victorias delirantes

Componés con mis besos y los tuyos

La materia de algunas poesías

Las del presente, las de mañana

Las que plasmaré solo en un instante

Así escribo desde este presente…

viernes, 19 de noviembre de 2010

POESIA ABIERTA


No te sorprendas


Esta es una poesía aun no escrita

Abierta

Como las ventanas de mi alma

Como tus ojos en la alborada

Como mi palma cuando busca la tuya

O la geometría cambiante de nuestros labios

No llegan a ser palabras

Son vocales y consonantes

Cubiertas por nuestra piel

Por las gotas del agua que nos moja

Por los granos de arena de alguna playa

Abierta dije

Cuando como dos plumas

Nos deslizamos por las sabanas de la vida

Garabateando el principio de esta línea

Impulsada por la brisa de la noche

Abierta

Como las alas de nuestra elegía

Como los pájaros blancos del papel

En el que esparcimos lentamente nuestro garbo

El de ver nuestra apertura

El de este día que dejo de ser violento

Para adquirir el sólido derecho

Por algunos instantes

De que seamos un nuevo abecedario

Pronunciándonos

Dejando que caiga lentamente

De nuestra boca

De esta demencia

Una a una todas nuestras letras

Humedeciendo de color nuestra ciudadela

La que ahora perforamos

A través de la que espiamos

Como deambulan los corazones ateridos

Hasta encontrar cobijo

En la excitación de este amor en madurez

Aunque jamás sea tarde

Mientras haya deseo

Mientras una pizca de esperanza se aloje

En nuestro inconciente

O en el abandono de la búsqueda

Para encontrar aquello que queríamos

Dejando que se derramen nuestros cuerpos

Que se alimenten los mejores sentimientos

En la cuadratura exacta del afecto

En el ángulo mismo del cariño extraordinario

En la secante o la tangente del cruce de miradas

Devoción pura que ahora traza

La primera estrofa de este poema de madrugada

jueves, 11 de noviembre de 2010

LOS PASOS DEL AMOR

De que esta hecha la ida


Sino de pasos y cuerpo en retirada

Regando una senda de recuerdos

De evocaciones

Pariendo la nostalgia

La gris melancolia

Que nubla el horizonte de mi dia

De que materia tan controvertida

Muchas veces de dudosas decisiones

De superficie emotivas laceradas

De la intenciòn expresa del vacio

Creando el desasosiego de la ausencia

Con la soledad,

Pariente cercano de la muerte

Pero tambien hay otras marchas

Las necesarias

La de entender que entre nosotros

Tambien estan los otros

Los que reclaman el afecto espaciado

Y alli se va

Y aquí se espera

Porque asi como hay partidas sin regresos

Hay muchos otros

Que llevan en sus bolsillos

Un pasaje de amor para la vuelta

Un lugar de llegada a la quimera

Esa que aspira al afecto inmenso

Por lo tanto

Cuando la tinta verde del aguardo

Descuenta lentamente sus gotas

Surgen de las otras

Las que pretenden reeditar poesias nuevas

En la piel del libro de tus piernas

Vueltas

Renovadas en esta ciudad tan nuestra

Que presta sus lugares

Los obsequia a quienes son amantes

A los atrevidos del sexo

Que lo religan con tanto amor

Que el anochecer se alegra de nacer

Sembrando las horas bajo la luna

En tanto que en su extasis

Deja que se cuelen las luces primeras

Saluda el arribo de la madrugada

Como yo me arrobo de verte nuevamente

En el reflejo cristalino del espejo

El mismo que fue testigo

De nuestros encuentros fervientes

Celebrando que ya no estes tan lejos

Que muy pronto estes aquí conmigo

miércoles, 10 de noviembre de 2010

EL REGRESO DEL AMOR

Se que volverán


Los tiempos de las codicias infinitas

Se que conocen el sendero

Que conduce a través del mar

Hasta mis sueños primeros

En donde el viento es ritmo y sudor

Que ocupa parte del espacio

Derramando sobre un río imaginario

Donde se funde el azulado olor de algunas noches

Y esos tiempos son de fuertes tientos

No se desenhebran como otros

Que antaño tuve

Cocidos con verbos egoístas

Reparados en sombras exiguas

Con pesadillas de baldosas rotas

No, ahora espero otros tiempos

Donde las palabras no sean cortas

Ni duren tan poco como bella mariposa

Que no estén vacías en su esencia

Cuando mi soledad esta armada

De tus voces por llegar y tus silencios

Cuando arriben al puerto de mi espera

Los besos magos de tus labios

No los traicioneros

Cuando sienta la yema de tus dedos

Recorrer la áspera calle de mi espalda

Sabiendo que son manos amorosas

No las portadoras de flores venenosas

Se como he recorrido el calendario

Gastando con mí vista cada día

Monologando a gusto en la glorieta

De mi vergel recién sembrado

Ahí donde esta el camino

El único

El del regreso entero y eterno

Para construir justos el mapa de nuestras alboradas

Trazar las líneas, los bordes por donde andaremos

En la mesa nuestra despojada de los vinos

Con alguna canción de cacho de buenos aires

Como trasfondo del relato del destino

De tanta tormenta vivida semejante

De tanta lluvia recibida en la intemperie

Quizás nos seque el calor de nuestras pieles

O tal vez haré morada en tus senos

En la frontera de un novedoso instante

Pero juego con la certeza plena

De que lo que llegue llegara

En un martes cuando hay luna nueva

Se que volverán

Los tiempos de las codicias satisfechas

domingo, 7 de noviembre de 2010

ES POSIBLE...

Anoche me acosté


Con la sensación de un lecho

En completud

Porque bien he aprendido

Los agujeros y el vacío

Que otrora congelara mi existencia

Solo fue una sensación

Quizás anclada en la esperanza

Que vivo como espera mágica

Trazada por promesas

Que son gestos y son palabras

Que son tan intangibles

Que también pueden ser

Tan sólida como una morada

Como un hogar temprano

O el piso firme de un camino cimentado

Me obsesiona por momentos

La ausencia de tu presencia

Como me angustian las palabras

Esas que filtradas de significados

Dejan sin embargo un sedimento

Tu sombra es como un eco

Que habita en el reflejo de la caverna

Y se que ese resabio puede transformarse

En su otro

Volviéndote sujeto de un universo luminoso

Invadiendo el primer plano

El de nuestra intimidad

Vergel florido de esta estación

Y también de las venideras

A donde llegaras no me preocupa

Como tampoco porque es de mi mano

Me convoca el para que

Porque esa mirada dulce y apasionada

Ese cuerpo hecho de versos

Se deja leer sin reserva alguna

Dar la vuelta página tras página

Mojar con mi mirada los renglones

Acariciar el papel de tu superficie

Encontrarme con estrofas impetuosas

Ahí donde esta escrito letra con mas letras

Que si se quiere y no se desespera

Hay poemas que los escribe la vida

Como hay vida que pueden ser poemas

Y en lo que a mi concierne

Solo el juego pendular de amor y desamor

El que creía perdido

Pero como el mito del paraíso

Lo encontré entre palabras hechas de piel

Y en ese momento me transforme en juglar

Solo porque el amor puede ganar partida

miércoles, 3 de noviembre de 2010

MURMULLO EN SUEÑOS

Nada


Absolutamente nada

Engendro en mi entorno un demoledor silencio

Que hace nido

Que pone el germen de mi palabra

Que se anuda a otra desconocida

Forman una sociedad nueva

O tal vez envejecida

Me interrogo con sobresaltos

Mi escritura y mi mutismo

Se reconocen uno a otro en ese sendero

Que los separa del habla

De la lengua

Mientras que la mujer

Silenciosa por tradiciòn

Esta proxima a la escritura

En esa lluvia de gorriones

Que conforman un mundo diferente

Alguien traza una profunda marca

Sobre la linealidad de tu prosa

La impregnada y componente de tu dermis

La regada por las gotas de mi vapor

En la escultura de tu geometria

En la razon multiplicada de tus senos

En la division imperecedera de tus labios

O en el recorrido sinuoso de tus bordes

Voy esculpiendo poro a poro estos versos

Los que navegan rio abajo

En busca de tus camalotes

Sumergiendo los remos de mi pluma

En la tinta fluida del ardor de tus arroyos

Y nace una estrofa

Como muchas veces nace mi luna

La que se va llenando dia a dia

Mientras espero que un martes se complete

Voy nadando por el estrecho de los dias

Los que sostienen el vacio de mi mirada

Los que alientan murmullos pasajeros

Asi se va lentamente

Hacia delante prestamente

Como se marcha en pos del interior de mi persona

Ese espacio poco tranquilizador

Como desconocido que me habita

Con los temores como templos

Con los horrores como robustos arboles

Con las pesadillas como pantanos grises

Del que se emerge triunfador

Tomado del fino hilo de un astro

De la esperanza que aquella diosa

Se despierte dentro de mi sueño abrasador

martes, 2 de noviembre de 2010

ESCRIBO DESDE LAS SOMBRAS...

Escribo desde la sombra


De mi ignorancia

En ese lugar desierto

Donde no crece el yuyo de la esperanza

Pero escribo

Me empecino en sacar letras a mi pluma

Mientras en ese movimiento

Dialogo conmigo mismo

Y me doy cuenta cuanto ignoro de mi

De esos fragmentos que me componen

De esos bordes que lastiman

O de esa superficie poco explorada

Que es la madre de mi orfandad

A veces la genesis de mis alegrias

Cuando borroneo

Creo saber que me estas leyendo

Quiero creer que tus verdes ojos

Acarician las palabras sueltas

De este naciente poema

Se que abonaron mis vocablos

El murmullo de tus manos sabias

Las caricias de unos dedos indomitos

Las luces de tu piel oscura

En las noches de religiones nuevas

Tan nuestras

Tan inmensas en su apocamiento

En su raudo aleteo volcanico

Que de no vivirlas

Pensaria que son materia de mis sueños

Ya la hoja perdio su castidad

Unos trazos con formas de fantasmas

Quieren simular jugando

Que del amor nace esta poesia

No se si lo lograran

Pero no hay molinos de vientos imbatibles

Si existe tu recuerdo

Y la posibilidad de tu retorno

Mientras sigo bordando y cociendo

El entramado de mi texto

Que suscribe la fogosa intriga de un esperante

Que sigue viendo tu belleza en el espejo

Ese mismo que retrasa unos instantes

Los necesarios para retener tu imagen desnuda

Que extasiado pueden ver tus fronteras

Como las noches que lo limitan

Como las mañanas que la festejan

Asi como las madrugadas que la alborotan

Cuando el barco de un viejo bucanero

Penetran las entrañas de tus letras

Garabateo desde la infancia de este amor

lunes, 1 de noviembre de 2010

LA ESPERA DEL AMOR


Por un tiempo


He colgado mis palabras

Pareciera que el silencio

Acaparó mis soledades

O vino el regodeo del recuerdo

Ese tiempo que ya no existe

Que alguna vez fue un hoy potente

Ahí

Justamente allí

Es donde te encuentra mi añoranza

Pero tengo la promesa del retorno

De la vuelta a mi piel erizada

A compartir nuestros paisajes

Recorrer los rincones pequeños

Abusar de las formas indefensas

Mirar el espejo del presente

Enredarnos en nuestras complicidades

Todo eso y quizás más

Pero aun queda distancia

Que pueden medirse en mañanas

En puestas del sol tan yermas

En mi mirada que no te mira

O no te observa

Por esa cuestión de la ausencia

Que evoca las timoratas flechas

Enviadas a la superficie insolente

De tu cuerpo alerta

Pero hoy se me ha dado

Por volcar la indigencia de mis versos

Sobre el papel nostálgico

Dejando que vuelen como pájaro

Que traten de enraizarse en unas líneas

Que la geografía del pergamino las recoja

Que digan cuanto es lo que te amo

Que se engarcen

Como lo hacían nuestras manos

También nuestros labios

Porque no nuestros continentes

En esas noches de sueños ardientes

De pasión en llamaradas

Esas que abonan prestamente

La vigilia de tantas madrugadas

Se que mis estrofas blancas

Podrán explayarse sobre la nada

Podrán traer las flores de tus besos

Terminaran por componer una poesía

Tan poco extranjera

Tan de mi ciudad que espera

Tanto que solo me despunta

La esperanza de mis señales

Porque llegues aún en primavera

lunes, 25 de octubre de 2010

COMO DE LA NADA...EL AMOR!


Como de la nada
Suele aparecer contadas veces
Es como un enjambre de mariposas en un campo
Suele tomar las formas más diversas
Alguien dice que como barrilete
Alzando vuelo alguna tarde
Disfrazado de multiples colores
Deslizandose por sobre los sueños
Suele ser un soplo de alegria
Y todo toma otra dimension
Porque la mayor parte de las veces
Lo precede el fantasma del desencanto
La pesadilla de la derrota
Las hojas amarillentas que mordieron el polvo
Las lágrimas que no haran crecer tus flores
La osamenta de alguna ilusion postrera
Las tardes grises del desamor
Y aunque no siempre sea asi
Te rehaces
Te reencuentras
Te das cuenta que siempre hay otra puerta
Otra ventana limpia por donde mirar el mundo
Y te quedas
Y se queda
Reflexionando que la partida
Muchas veces tiene retorno
Que el tiempo es relativo a esa ansiedad
Desmedida en un comienzo
Porque el amor
De èl hablamos
Es carne, es sexo pero es lo inmateriaql
Eso que mueve los bosques arrayanes
El que saca el Amazona de su curso
El que inventa un idioma nuevo
Desalambrando las emociones más pura
Queriendo apoderarse de mí presencia más saliente
Y para consumar nuevamente ese amor
Los dias son piedras que entorpecen el sendero
O preciosas particulas de las que aprender
Cuanto se siente cuando se siente
Como se agoniza en cada instante
Cuando te nombro en medio de la noche
Buscando encontrar la tersura de tu piel
O saber que a las cinco de la madrugada
Haras un alto en tus poemas
Consumaras la promesa de devolverme
Lo apasionado de mis noches
En tre tus caricias y lascivias de mujer enamorada
Como de la nada…todo

como de la nada...el amor!

LA SEDUCCCIÓN Y EL AMOR



Me fue dado
El don de la seducciòn
En algunos momentos
La maldiciòn de seducir
En mi derrotero me fui fijando estrategias
Algunas desacertadas
Otras impiadosas
Contrapongo situaciones
Que parecen ligadas
Pero se hallan en las polaridades
En los justos disímiles del amor y la seducciòn
Aunque a veces me pregunto
Sino son eslabones de una misma cadena
Baudrillard prefiere la forma de la seducciòn
Creyendo que la misma
Se cierra entre dos personas
Todos ahí somos seductores y seducidos
Un juego de atrapar, ser atrapado
Y no dejarse atrapar
Una libertad que se extasia con caer en la trampa
Extraña habilidad que libera de toda libertad
La seducciòn sostiene la conjetura
De un duelo enigmatico
De una solicitacion
De una atracciòn apremiante
En la atracciòn es el rayo
La tormenta
La caida de toda cubierta
De toda tosquedad de mercaderes
De todo tiempo pasado y futuro
Presente absoluto del extasis
Donde cesa todo,
Me abandono,
Me entrego
Y en ese darse ofrendo por un instante mi mundo
Es la breve e intensa disoluciòn entera
Amar es cambiar el mundo a los besos
Encarnar los deseos apremiantes
Es dar batalla abriendo puertas
Abandonar la condiciòn de espectro
Por una dueña sin faz,
Que se unen intimamente
Si dos se miran y se reconocen
Nacen las ideas, la fantasia
Encarnan alas en los sueños
Tan actual, palpable, que el vino es vino
Ahora me interrogo
Porque estas reflexiones mias
Sera que por el trecho de la seduccion
El amor aparecio en nuestro destino

lunes, 18 de octubre de 2010

EL TIEMPO DEL AMOR



Hubo un tiempo
Cuando el tiempo no contaba
En que reinaron los ancestros
Un tiempo donde el amor
No era el que conocemos
Ni el que ninguno podía dar cuenta
Todo era necesidad y caos
Pero hubo un momento
En que todo empezó a cambiar
Cuando fue el fin de los días
Y el comienzo de otros nuevos
En ese despliegue de nuevas luces
El la vio a ella, o ella a él
Se vieron
Como se también se miraron
La mirada fue la erección de la vista
Y mucho más
Se descubrieron
Como algo más que un órgano
Que penetra en otros en tiempo de celo
Eran más que eso
Eran rostros que se atraían
Como cuando luego de la lluvia aparece el arco iris
Con esos ojos deseosos
Con esa convulsión en los labios
Con las cejas aquellas encogidas
El resto es cuestión de suponerlo
Dicen que ella se acostó sobre su reverso
Que el la afronto de rostro a rostro
Y que hicieron el amor
Ya no copularon, hicieron el amor
Fue el instante inaugural del amor
Y más lo fue cuando al separarse
No terminaron de apartarse
Y empezaron a sentir algo mágico
El uno por el otro
Y fehacientemente más tarde se buscaron
Indudablemente noche más tarde se acariciaron
Se necesitaban
Como hoy te necesito

domingo, 17 de octubre de 2010

EN ESTA CIUDAD


En esta ciudad
Cuando cae la fina lluvia
O la garúa
No es mucha la gente a la que impregna
No es tanta la que la percibe
La que deja que la sensación le llegue
Es gente acorazada de impermeables grises
De almas vagando por el vacío
De calles retintas de algún barrio
Donde el aguacero  no llega al piso
Se desdibuja en la copa de los árboles
En el mismo punto en el que una hoja
Se desprende partiendo hacia el suelo
Con total indiferencia
Como si nada fuera a cambiar
Inconciente de que con su caída
Todo en el mundo se transforma
Alguien dice que es el efecto mariposa
Alguien cae sobre las letras de mi cama
Y este universo de palabras se conmueve
Un terremoto de lujuria lo envuelve
Se alza la bestia dormida con sus verbos
Intenta atrapar con la lascivia de su boca
El pétalo de ese cuerpo de mujer en celo
Es así que sobre el aposento de mi sustantivo
La sombra que me ocupa
Quiere trascender el rojo límite
De tu país en lucha permanente
Con la vestimenta de la desnuda piel en llamas
Y de esta forma las curvas impermeables
Se tornan geometría en ascenso
Vuelcan en alguna quebrada tanto fuego
Que se incendia, propagándose este deseo
El tórrido verano de tus salientes
Y todo porque ha caído una palabra
La de hembra ferozmente insatisfecha
En el campo propicio de mi corto laberinto
Ese  del que nadie sale indemne
Como nada queda a salvo después de la caída
De aquella hojuela aventurera
Ha cesado la lluvia
Poca gente se humedeció
Tan poca que las nubes se conduelen
De tanta indiferencia
Sin saber que dos seres se han mojado
En las aguas profundas de sus riachos
En la intemperie del placer ya consumado
Y en otro espacio claro, luminoso
La poesía es producto de un amante o de un amado

martes, 12 de octubre de 2010

HAY SUEÑOS...

No hay sueño que no te tenga


Ni vigilia que no te atrape

Ni mano mia que no te toque

No boca que no te bese

Ni labio que no deseen

Pasearse por tus parajes

Sabiendo que estas

Pero en tu presente ausencia

Nos cruza el amor un oceano de amapolas

Nos atraviezan las azules aguas de nuestras flores

Siempre en este sueño del que no despierto

En el que las canciones suenan

Rompiendo lo monocorde de este silencio

Se que en mi espera

Hay soledades que van muriendo

Desiertos que se pueblan de jilgueros

Hay arena que al levantar su vuelo

Se convierten en lluvia benefactora

Que la inmensidad de esta estepa

Se nutre de arroyos frescos

Quizas me arrogue el beneficio

De ser quien te posea

Aun en la temporalidad de lo carnal

En ese sexo urgido

En los templos elevados de tus senos

O en el crucifijo de tus pezones duros

Quizas mi paciencia deambule

Por las zonas humedas de tu pelvis

O se sumerjam en el accidente de tu vulva

Quizas son sueños de noches de verano

Cuando la temperatura funde mi acero

En estos sueños tan inapropiados

Tan alejados de las religiones beatificante

O de cualquier ateismo moralizante

Hay encuentros y desencuentros siempre exultantes

Los sitios convencionales desaparecen

Lo arbitrario pierde terreno

En la semiologia de mi sensualidad

O en la ciencia exacta de tu deseo

No son las naves las que se largan a la mar

Sino la mar las que las devora

Tanto que cuando engulle siente satisfacciòn

Y nacen pajaros que vuelan solitarios

Que se lanzan a precipicios convocantes

Ingresando por la puerta trasera de la basilica mayor

Sobre un suelo sembrado de hostias

Por lo que en esta supuesta deserciòn de tu parte

Solo es una fracciòn de una solida consolidaciòn

Dentro de mis sueños cautivantes

De los que no despertare porque mi sueño es desearte

LA FLOR PUEDE SER FLOR

Cuantos pétalos tiene








El dolor grave de una partida







Esa flor que puede ser venenosa







Si no se mira más allá de algún rio







Cuantos, o quizás ninguno







Porque se que hay regreso







Tantos en uno solo







Que no cabe el tiempo de mi tiempo







Ese absurdo tirano depuesto en alguna alborada







Que puede causar daño si los rasguños







Están dentro de tu alma







O abrir un dulce compas de espera







Si conoces que las lunas marchan







Lentas pero seguras







Sobre la superficie de un océano de verbos







Siempre te han dicho que partir es morir un poco







Te digo que quedarse en la espera







Cuando no lees el libro de la vida







Es sentarse a esperar la llegada de la muerte







Es secarse a la sombra del desamparo







No recoger los claveles que algunos labios







Te arrojaron







Pensando que las curvas no corrompen diagonales







Como tampoco sirve ignorar al sabio







Cuando te dice que todo pasa







Quizás lo nuestro sea fluir







Nadar sobre las estelas de algún campo







Reverdecido en esta tarde de primavera







Quizás, porque siempre me parece todo relativo







El agua de los odres no devenga en vino tinto







Ni los mendrugos se transformen en panes comestibles







O tal vez mis besos no te alcancen







Como en tantas noches ya desaparecidas







En la que bajo un cielo agujereado por estrellas







Con la blanca joroba de los astros







Suplicamos como en alguna ermita







Que esos roces se transformaran en algo mágico







Y la vida siguió marchando







Con un aire socarrón soplando en las alturas







Con un profeta que dijo sus verdades en plena soledad







Con los gajos del geranio







Transformándose ante mi vista







En una flor abierta aguardando ser descubierta







Miro mi reloj que dan las once







Ya no hay tiempo más que tiempo nuevo







Ya no hay mas espacio que el por devenir







Ahora en la suma de mis días







Se que algo mas de treinta no es la muerte







Pero si la posibilidad de una plena vida







Y trato de refutar con bastante certeza







Que la partida no siempre es perdida







Que el marcharse es comenzar a regresar







Al nido del que te fuiste sin marcharte







Y al que para devolver a quien amas una parte grande de su vida







Deje de preguntarme por la corola de la peor de flor imaginada







Hay mucha vida en este movimiento

sábado, 9 de octubre de 2010

HAY UNA MUJER...

Hay una mujer que espera


Sin saber que ni a quien

Solo sabe que merece ser alcanzada

Por el viento del mar enamorado

Sabe que las olas no fueron hechas para ella

Pero alguna gaviota le susurro su propiedad

La convenció en su vuelo de cometa

Que el mar y las olas se rendirían

Sin condición

Con la sola voluntad de no entregarse

De que esa espera sea activa

Le dijeron las almejas de la arena

Que le ponga dirección a su reclamo

Escucho el canto del viejo afilador

Y creyó oír que la dicha estaba aproximándose

En algún zaguán de esa ciudad tan vieja

Que su alma despego con rapidez

En tanto su cuerpo quedaba detenido en la vereda

La de las baldosas flojas

Teñidas de rojo punzo

Flojas de tantas novias desoladas

Que la transitaron con dolor

Se vieron conmovidas por algunas lágrimas

Pero la mujer que hoy aguarda

No da rienda suelta a su ansiedad

Solo se permite esperar una carta ganadora

Subirse al carrusel de su sempiterno sueño

Y alcanzar a hurtarse la sortija

Por lo que allí va su alma esperanzada

No le importa en que día se producen los milagros

Siente que el cielo le tiene asegurada

Algunas noches de amor apasionado

Esas mismas que hasta ahora ha negado

Es que los gorriones de la otra cuadra ya le han dicho

Que al mundo no le queda mucha cuerda

Que del mundo solo el amor es digno de alguna pena

Que hay tantas vidas como uno quiera

Mas para hónralas dignamente

Desgarrando los velos del silencio

Atropellando a las palabras sueltas

Disponiéndose a no ser solo sombra que transita

Sino reviviendo siempre

Aunque los sueños sean malheridos

Aun en el peor de los caminos

Será el amor el que rompa esa espera

Como de colores será la vigilia

Cuando a quien esperas llegue raudo peregrino

Hay una mujer que despertó a su presente de pantera

martes, 5 de octubre de 2010

PRADO EN LLAMAS!

Anoche el prado estuvo en llamas


En un ayer soleado y con letargo

En un alba con presagio de buen domingo

Y un mediodia que mato los campanarios

Al anochecer el fuego consumio los cardos

Antes de que esto ocurriera

Solo recuerdo el verdor de tu mirada

La suave caricia de tu vientre

En la region insurgente de mi cuerpo

Unas manos alfareras

Artesanas

Que dibujan el arbol desde la nada

Recuerdo si el revoloteo de gorriones

Que buscan su alimento

Alborotando las gotas de tu aliento

Surcando el aire

Pariendo instantes de agonia

En medio de la finitud inacabable

De un banquete de platos vacios

De copas resecas de bebidas

De bocas cerradas a la palabra

Abierta al silencio

En un bullicio de preguntas

Que no encuentran respuesta

Porque no interesa

Porque solo vale la cerilla

Aquella que inaugure lo bestial

La barbarie sobre tu geografia

Porque solo el fuego consume

Tantas ansias

Tanta espera de lluvia en madrugada

En esa rara mezcla de semana

Por donde el rio abre sus canales

En tanto las cavernas instan presurosas

El regreso de viejos gavilanes

O de aguilas viniendo en picada

Trayendo en la punta de su pico

El relampago, el trueno y ese rayo

El que parte el horizonte sin cordura

Enmendando el infierno

Desvastando el paraiso

Permitiendome no tocar la tierra

Hundiendo la vara en el agua

De los remojados arroyos cristalinos

Raro y excitante

Todo este sueño de quimeras absorbibles

De sangre asturiana

Con la luna en cuarto menguante

De dermis sureña en este rio de janeiro

Cuando lambare se junta con cangallo

Por esas cosas de la vida

La llanura se incinera con fuego sobre fuego

Sin que el agua la aplaque

Porque tiene sus gotas con las barreras vencidas

Ahora que es madrugada

Quedan los restos humeantes

Pareciera que en ese lecho

Los culpables tienen el cuño de amantes

Cierto, anoche el prado estuvo en llamas

DIAS COMO HOY...


Dias como hoy


La vida se me vuela

Se escurre

Deteniendose en alguna esquina

Esas de adoquines renegridos

Resecados por la angustia de la espera

Ahí donde naufragaron mil amores

O florecieron dichas pasajeras

Suele pasar en estos lados

Que la gente equivoque el paso

Que los solitarios se abandonen a la pena

Que crezcan jardines de otoño

Con flores marchitas en esta primavera

No son orquideas las que suelen levantar

Ni calas blancas

O rosas rojas de tantas ansias

Son apenas timidas lisonjas despintadas

En el transcurso de este tiempo anodino

Tambien suele suceder en esta zona

Ciudad inmensa de ruidos y silencios

Que algún juglar

Reparó algun domingo

Que sin darse cuenta estaba enamorado

Buscó en su memoria las estrofas

De alguna poesía que parezca apropiada

Pero el corazón no escribe solo late a prisa

Con tanta que las palabras caen en desuso

Los signos se rinden ante aquella mirada

Y cautivo piensa la proxima jugada

En el tablero manchado de la vida

Adelanta una mano como avanzada

Siente una cintura deseosa esperando

Ve unos labios agazapados

Que se confunde con su boca de poeta

Por un instante danzan las habiles lenguas

Sumergidas y emergidas de estos vacios en aguardo

Y se da la nave a la deriva

A recorrer un oceano de naufragios viejos

Bordeando las costas de los amaneceres

Cuando las lamparas de unos cuerpos suelen sosegarse

Y lo que estuvo hartamente sublevado

Levantado, elevado

Cayendo a veces en picada y otras posandose

Todo eso entra en su descanso

Recupera el loco su cordura

Vuelve la suplica a ser agradecida

Por eso no hago caso de hechos sin desagravio

En esta ciudad de angeles en orfanatos

En esta ciudad de putas virginales

En esta buenos aires que enciende tu candil

Que aviva el fuego de tu espera

Te dice ella volvera un diez y seis

Cuando te decidas y cruces la vereda

En dias que no son como el de hoy…

sábado, 2 de octubre de 2010

AMANECIO!


Amaneció


En este lugar del mundo

Nació otra mañana

Echan a andar los ruidos primarios

Junto al paso de algún auto

Que tajea el corto velo del silencio

Del mismo sigilo queda solo un pequeño retazo

No se si será un buen o mal día

Como no lo saben las begonias

Que se enseñorean del balcón de esta casa

Ni las palomas que descienden en el tejado

Ni los arroyos de algún monte

Ni las colinas que durante la noche se hinchieron

Agradeciendo el viento de la boca

Que absorbió sus cimas

Haciendo que la superficie se conmoviera

Quizás la única que entienda

Es la tela que cobijo dos cuerpos

Tan ardiente

Tan incendiada

Tan arrasada

Durante la noche

Ahora

En esta mañana naciente

Solo el desorden le recuerda

Otro caos

El de los dos únicos semejantes

Que la poblaron, la conquistaron

Pero toda esa lascivia fue anoche

Ahora solo queda evocarlo

Ahora solo quedan los restos inertes

De la pasión huracanada de los labios

Del poeta y de la musa

Quedan los versos que parieron los abrazos

El desgarro de las pieles calcinadas

En la pira del fuego de la oscuridad

Del deseo y el placer

Las paredes y el espejo son testigo

De la voluptuosidad de esas sombras chinescas

A la madrugada le queda el enigma,

Que se le repetirá continuamente,

Como pueden regocijarse desvariadamente

Con tan pocos vocablos?

Eso ocurrió hasta la alborada

Más por la ventana de tus ojos amanece

Y mi mirada escribe este poema

Entre los renglones de tus poros, mujer enamorada.

Aunque cueste creerlo…amaneció!