viernes, 31 de diciembre de 2010

ANDUVE...

anduve errante por la sombra del año


con la camisa arremangada, sin botones

y la alegria de saberme ignorante

de las cosas mas sublimes del enjambre

tanto fue asi esta cuestion

que nunca pregunte porque atarlo con alambre

anduve muchas horas por la plaza

con las baldosas manchadas por la ausencia

salpicadas de vacio y de bulliciosos silencios

hasta que decidido fui a tu encuentro

creo que fue en la calle de septiembre

ahi donde no suele dar la sombra

y lo atardeceres son anaranjados

creo que el ascensor me abrio tu paso

y tu puerta despejada de oscuridad

me condujo lentamente

hasta el ultimo hueco de tu primer beso

el que no se olvida en toda la eternidad

hasta sentir como el huracan de tus caricias

despiertan mis pasiones habitantes

en el septimo piso del paraiso

donde se herrumba el espejo de los pecados

sin dejar entreveer que he sido excomulgado

de la religion de los adoradores del desamor

anduve entre tus piernas alargadas

entre la filigrana de tu pubis sonrosada

o en el final de tu espalda humedecida

por el danzar constante de mi lengua

que pone y saca la cerda de su pincel

del tintero tuyo mas astral

y en el agotamiento de tu palabra

en la cascada de tus verbos

durmiendome en los senos de tu predicado

con el texto excitante de un te quiero

anduve y ahora estoy detenido

en el descanso de tus brazos

ahi quiero descansar eternamente

anduve y decidi que era suficiente

miércoles, 29 de diciembre de 2010

AMANECIENDO


Amanecí con los ojos cerrados




Conteniendo el viento



Evocando las formas de una silueta



Con el incendio prisionero



El que hizo posible consumar



Unas fronteras de hembra en sueño



El que sobrevivió a las aguas de ese cántaro



Por el que nadaron los gemidos



Bracearon alocadas las palabras



Se dislocaron los significados



Resucitaron en su pesebre algunos verbos



Amanecí con las alas escaldadas



Con escalones de años perdidos



Con la explanada de tu vientre en bandeja



Con dos senos prominentes como soles



Con las aureolas como arco iris



Con esos pezones como fresas de esta aurora



Amanecí después del insomnio



De una noche incinerada en imprecaciones



Me mire las manos que despertaban



Los dedos que buscaban la fuga



Hacia el campo cálido y conocido



Hacia las oquedades de esa mañana



Y los parpados cedieron



Los ojos míos conquistaron la mirada



Lo que es casi igual a un nuevo nacimiento



Refundaron los objetos



Resignificaron a los sujetos



Vieron que no eras falsedad de una vigilia



Sino realidad concreta de este día



Vieron la cercanía de tus poros sexuados



Los médanos nuevos de tus nalgas



Vieron las gaviotas de tus piernas



E imaginaron un vuelo colosal



Sin tiempo, sin apremios



Simplemente deslizarse por el aire de tus labios



O capturar varios de tus dulces besos



Conjeturaron que ángeles le darían la luz



En que festividad de este lugar vacio



Podrían degustar el vino de tu aroma



En la áspera necesidad de realizarse



Más al escuchar aquella poesía



Me instaron a abrir el alma en esa madrugada



Arrebatándome la ultima coraza



Ahora libre al amor en esta alborada



Como juglar que escribe sus memorias



Con la pluma de una dama enamorada

NO SE SI ES UN SUEÑO...

No se si es un sueño


Más me creo en el infierno

Aunque dudo

Creo que en realidad no es el averno

Es tan poco simbólico e innegable

Como navaja hundida en la faringe

Adentro quema, todo se astilla

Parece que voy a evaporarme

Pero se no ha de ser así

Solo es una súbita mudez

Buscando tomarte de algo

Porque estoy en caída libre

Sin poder hablar, ni escribir

Miseria viva rondando en el espejo

Mientras miro a los que mueren de hambre

Revolviendo en el basural de las promesas

Las vísceras parecen inútiles

Órganos acalambrados por el desuso

Celebro la apertura a lo que no esta

Veo como crece la rebelión de los desheredados

El mendrugo de pan ya no alcanza

La mezquindad de la alfabetización tampoco

No cura las heridas tanto desamor

El cielo comienza a ensombrecerse

Hoy lo imposible es estar en cualquier lado

Veo despojos que se arrastran hacia la abundancia

Soy un testigo miope de algún resplandor

Quizás un principio de alborada

O solo una garua que no ahogue el principio

La raíz putrefacta de este artefacto

A este enjambre llamado sociedad

Tú me haces una inofensiva vista

En el cafetín del retorno del viejo vizcacha

Ahí me encuentras sumergido

En el embriagante licor de mis palabras

Las pronuncio, las amontono

Las proclamo en medios de aplausos

De ancianos sabios, sordos y mancos

El Olimpo hoy es discepoliano

Y te veo caminando sobria

Acompañándome en este instante

En el que dirijo a los que he invocado

Mientras avanzamos como si hiciéramos el amor

En medio de la plaza mayor

La de las rondas de la locura

Cada jueves mientras me desbarranco

De tu mano femenina y húmeda

Subo los peldaños que me sacan

Hasta tu continente abierto y franco

No se si es un sueño pero decido no despertar

viernes, 24 de diciembre de 2010

AHORA VIDA!

Ahora


En el minuto ultimo

Cuando el mundo se evapora

Cuando la espesa bruma de las horas

Borran los recuerdos de no hace tanto

Aquellos que quizás inspiraron alguna poesía

O me sumergieron en el insomnio de esa aurora

Que hacen que me sienta extranjero

En la patria propia

Con un pueblo de letras desfilando

En medio de la humareda de algún feriado

En el que no vislumbro más allá de lo inmediato

En el que siento a la muerte acobardada

Tanto peso

Tanta densidad de sueños atorados

En el desorbitado espacio

En el que nacen los versos

De poemas nuevos

Enamorados

Aunque se hayan alimentado

Del dolor, del sufrimiento del bardo

Escritos en las mesas marcadas por el alcohol

Como círculos de un infierno etílico

Ahora digo

Se me antoja que me he ganado el derecho

A transitar la vida por la vereda del sol

No por la de las sombras

Por esas calle y alamedas pobladas de seducciones

O en el vergel de este tiempo de mi vida

En el que decido ponerle amor

A mis palabras, a mis estrofas

En el que me apropio del sentido

Del significante de los signos del silencio

Cuando las baldosas que te esperan

Están amasadas de segundos, de minutos

De tiempo pleno que no existe

Como de la inexistente plenitud de mis espacios

Pero se

He aprendido

Con las manos doloridas

El alma deshilvanada

Que soy un hombre de destiempo

Viviendo en los bordes mismos de la locura

En el exacto limite de tu pueblo

Donde nos fundimos para hacer un continente

De brazos, piernas, bocas, labios y miradas

Mientras las olas de un azulado océano

Bañan las playas de mi ventana

Mojan suavemente el vidrio de mi espejo

Rondan ligeramente el laberinto de mi olvido

Hasta darle muerte al minotauro

En las ficciones de tus formas

Como un golem de amor en primavera

Cuando se produce el milagro de que tu país

Se rinda pleno a este amor como una hoguera

jueves, 23 de diciembre de 2010

MI DESTINO...

Mi destino sigue los pasos de un tango


Vengo desde el más hondo barrial

Ahí donde el fango se hace espeso

De sangre y sueños demolidos

De demonios y estafadores en los versos

De noches tan oscuras que no cuentan

Vengo desde lo más profundo de esta historia

Donde se torna argamasa el dolor y las lagrimas

De tanto obrero, changarines y peones golondrinas

De tanto negro, de tanto pobre, de tanto alcohol

De tanta esperanza despanzurrada

De la prostitución y el choreo haciendo escuela

Que me empujaron, como a tantos otros

A empuñar la santa rebeldía

Levantar las banderas rojas y negras

Y en algún octubre meter las patas en la fuente

Vengo desde la orfandad que me dio una Eva por madraza

Y un Che guerrero como ejemplo

De entre tanto yuyos en mi potrero

Fue difícil que florecieran algunos lirios

Pero también tuve que aprender

A endurecerse en medio del cariño

O con el afecto como único estandarte

Hay veces que despierto

Recordando en los sueños mis orígenes

Son tan iguales a los que vivo estando despierto

Que no me caben dudas

Vengo de donde vengo asumiéndolo

Vengo y recorro este sendero

Porque desde la furia de lo injusto

Desde el vendaval de hambruna

Desde el recuerdo de tanto olvido

He tomado la decisión de no pasar en vano

De escribir mis versos mas disimiles en esta arena

De saborear la madurez en su frescura

De hacer el amor con el cielo por testigo

De mirar que en el inventario tengo cicatrices

Pero fui cerrando las heridas con los besos

De esta mujer enardecida

Que ha saber viene del mismo infierno

Sin renegar de ninguno de sus claros pecados

Mancomunadamente ella y yo

En esta sinuosa avenida

Donde uno, en esta Buenos Aires porteña,

Teje en el albor el comienzo de la vida.

HAY NOCHES VARIADAS...

Hay noches solitarias


En el que aun siento las canciones

De una infancia agujereada

Por donde suelen colarse

Recuerdos que me son agradables

Pero que no impiden

La sensación de la angustia

El abandono primero

La tristeza en un cuarto de adobe

El pan duro de la pobreza.

Recuerdo si, la rayuela en mi vereda

Los juegos de las bolitas y escondidas

Mas recuerdo mis salidas al cementerio

Evocaciones que carcomen los años iníciales

En el que las tumbas de tierra y mármol

Cobijaba la desazón silenciosa

De cumplir con un rito tenebroso.

Pero hay noches no tan solitarias

Por lo agradable de tu compañía

Por la generosidad de compartir tu luna

Por el amor con el que cortamos las tinieblas

Por esas caricias disparadas por tus manos

Que aplanan tanta ansiedad, tanta fobia

En el que el recuerdo es instantáneo

Porque mi memoria es la de un animal enceguecido

Solo retengo el minuto precedente

En el que creo ahogarme en tus besos

Ser nadador experto en tus corrientes

Deslizándome por la planicie de tus poros

Abriendo zanja en lo cóncavo de la entrepierna

Allí donde un lobo se bate en retirada

En el amanecer de un día en construcción

Persignándome por recibir tu comunión

Aunque pecador indecible de madrugadas

En el mismo instante en el que gimen

Los verbos, predicados, del mutismo gramatical

Adelantándose en el tablero un escaque

Las palabras indecibles de amantes en alborada

Por esas zonas me remonto

Soy como las barcazas antiguas

Que sabiendo su estructura despintada

No le asusta navegar de noche

Mirar las estrellas en tus ojos

Sentir tus frases amorosas

Revotando incontenibles en el espejo

Inexistente de un tiempo cualquiera

Hace no se cuantos días

Que termino la jornada en armonía

Será tu nombre

Será tu entrega

La dueña de tanta sintonia?

martes, 14 de diciembre de 2010

MI BARRIO, EL DE SIEMPRE


Mi barrio, el que me crio




Supo llamarse El Pilar



Ese y no otro fue el nombre



De mi primera infancia



Con el tiempo llego a ser el nombre



De mi libertad, mi prisión y todo lo demás



Mi ciudadela creyó haber escapado al destino



Ayer me remonte hasta sus calles



Hasta la más antigua de todas sus formas



Ahí donde crecí, donde pase mis primeros años



Que allí se detuvieron



Encontrando su lugar permanente



En mi rememoración llego hasta mi vereda



Recuerdo las alegrías, los miedos



Mi familia y mis amigos instándome a dar un paso



U ofrecer la mano sudada



Secar las lágrimas de la tristeza



Repartiendo la sonrisa de las alegrías tempranas



Sobrecogerme en algún sueño



En el que un abuelo me indica no cruzar esa calle



La alfombrada de tierra



La traza del fin del mundo



Del final de la vida, donde no se existe,



Donde todo termina, no se es



Para que comience la nada infinita



Reincorporo en la vigilia a mi abuela protectora



Y el alivio de recuperar el vigor de mi cuerpo



Asumó la idea de las distancias que parecían enormes



Cuando también lo era mi vida amplia y holgada



Todo por esa manía mía de pensar en aquellos años



Profundamente astillados



En donde el viento de lo imprevisto da la vuelta



Hasta llegar a darme cuenta que los recuerdos



No calzan colores vivos



Que los sueños están algo despintados



Y las pesadillas han ganado en oscuridad



Mientras conservo el estupor



Miro la parte trasera del espejo



Rondo por fuera de la ventana de mi vida



Circundo el blanco laberinto



Y tu voz se hace más perfecta



Más clara y armoniosa



Diciendo mí nombre, antes o después del beso



Hasta conseguir que me despierte



Te bese y me incorpore



La mañana me mira desde otra zona



Porque mi barrio nunca morira



mientras yo amanezca del ultimo sueño

domingo, 12 de diciembre de 2010

UNA SIMPLE POESIA

Las lagrimas derramada en un ayer


Impusieron secar el alma

Saciar el hambre de afecto

No sabía si habrá mañana

Pero hoy...si, ahora

Pareciera que inventaron una palmada

Un abrazo afectuoso

De quien nunca me prometió nada

Ni cuando las rosas

Que en su muerte estaban desparramadas

También esperaban una llegada

Pensando que así serian redimidas

Que las haría sentirse nuevas

Y no esclavas de la muerte en la ventana

En ese atardecer en que todo se reclama

La fuerte lluvia

El desolado y abandonado espejo

Mi alma en su laberinto claro

Los pájaros que descreídos retornaron

Para encontrarse con el aroma de tu piel

Con la fragancia de tu presencia

Con ese olor alegre de la euforia

Sabedores de que andarás ganando playa

Mas reconociendo la arena caliente de este médano

Las olas que contigo están desatadas

Ante el ardor del océano a verse desbordado

Y las alondras volando en sintonía

Ya picoteando el aljibe de tu vulva

Ya con el canto de los jilgueros a tus montes

Ahora el silencio, el vacio, que rinde pleitesía

A los promontorios de tus nalgas

A las palabras que se descuelgan de tu boca

Que confiado,

Creo como un fanático de tu dogma

Que la promesa de tu aparición se cumple

Que hay un tercer día y un juicio final

Que allí valen los números siete de mi cábala

O los logaritmos de los latidos de mi corazón

Que hace meritos ante esa raíz cuadrada

De la tangente de tus senos

La secante entretenida de tus labios

Que derrapan roces suaves en mi superficie

Por eso creo, yo el peor de todos

Este hombre que se unió a Caín y Abel

Para desalojar a un Adán y una Eva

De esta tierra moribunda a ser poblada

Erigiendo como ídolo pagano al sexo salvaje

Al que nos dio y nos dará el mana de la mañana

Convencido que tus besos

Lo son de hembra enamorada

Al reposar de este tu único viaje

Ahora el sol cae a plomo

Sobre el lecho

Proyectando la sombra de los dos

Ahora hay una simple poesía

viernes, 10 de diciembre de 2010

EL AMOR EN BUENOS AIRES

Salir a la calle


En un día como hoy

No me resulto fácil

Temí que las calles no estuvieran

Que las veredas de mi ciudad

Hubieran clausurado el paso

Que las casas tuvieran sus frentes desdibujados

Me dio miedo que la gente

Ya no aparecieran

Que no pasaran como moscas

Por las estrechos senderos

Que hubieran dejado desiertos

Los cafetines de Buenos Aires

Que no viera un solo colectivo en todo el día

O los autos se notaran por su ausencia

Que ya no estuviera más nuestra Plaza de Mayo

O la Avenida Corriente

Ni las múltiples librerías

Creo que afortunadamente estaba todo en su lugar

Como lo soñé la última vez

Aquella en la que no salí

Que como hoy me quede en cama

Multiplicando las sumas de mi porteñidad

Si tal cosa existe o ya desapareció

Pero eso no lo se desde el algebra heredada

Solo puedo atreverme a cerrar los ojos

Pensando en Adán Buenosaires o en Saverio el Cruel

Y al abrir mi mirada al mundo

Digo a este cuarto en el que me refugio

Volviendo a observar que no te has ido

Que no eras una estéril fantasía

Ni un deseo postergado

Que existes desdibujando mi efimeridad

Tatuando en el tiempo tu existencia

A través de unos portentosos senos

Unas aureolas angelicales

O unos pezones como señales de transito

Así como desde esta inmovilidad mía

Me desplazo lentamente por tus labios

Freno bruscamente ante el rojo de tu mirada

O me exilio en la patria de tu boca

Como creo que existe el afuera

La Santa María de los Buenos Aires

Por surcar tus ríos color leona

Entre los zarpazos que se cuelgan

En la desnudes de mi espalda

O entre mis piernas

Que son enredaderas

Trepándose y enlazándose a las tuyas

En el calor de este verano interior

Haciendo que mi velero infle velas

Hasta naufragar en alguna avenida

Que es de tu propiedad pública

Aunque yo la usufructúe de manera privada

Así es que sin salir de mi exterior

Comparto mi vigilia contigo

En esta nueva aurora enamorada

martes, 7 de diciembre de 2010

LA MARIPOSA, LA MUERTE Y EL AMOR...

Ha muerto la última mariposa de este día


Perdió sus colores en un cuarto de noche

Voló por sobre la densa angustia

Más no pudo evitar la desesperanza

Ha muerto y en esa muerte

Se revela que la tristeza es incolora

Quiso tomar aire y sobrevivir

Pero en este espacio hay oxigeno envenenado

Una nada asfixiante la rodeo

Una soledad de inmensa amplitud

La mariposa yace en el suelo

Descomponiéndose lentamente

Pero perdida su condición de insecto

Detrás de ese final

Viene el de la jornada

Pesimista, grisácea

Alicaída como un espectro de fantasma

Alguien dijo

Por ese portal no pasara el amor

La crueldad parecía natural

Gano palmo a palmo la pintura de esa pieza

Convencido de que todo es materia y movimiento

Creyó que ese sitio seria renovado

Saco los moscardones sin miramiento

Limpio en su mente la suciedad de esos espejos

Por la ventana recién abierta

Salieron las últimas oscuridades de lo nocturno

Escucho atentamente

Por el pasillo un taconeo abrió la aspereza

Aguja coronando unos zapatos

Medias eróticas de corta duración

Prendas interiores incendiadas en el abrazo

Caricias lascivas sin fecha de vencimiento

Bocas chocando hasta el acople

Afuera el atardecer se fue agitando

No quería morir sin seguir mirando

Agonizo al ver unos labios perdidos en esa patria

Nació la noche diferente

Iluminada por palabras obscenas y excitantes

En tanto en un juego perpetuo

La apertura se complementaba con la cerradura

Y los puntos cardinales perdieron sentido

Arriba pronto era abajo

Adelante se convertía por milagro en atrás

Las manos naufragaban en aguas calmas

Las extremidades títeres animados

En tanto la oruga comenzó a enderezarse

En busca de morir en el despliegue de una nueva mariposa

Que aletea entre las diferentes oquedades

Deja sus incomparables coloridos

En un nuevo delirio concurrido

En el que dos recrean la utopia del afecto

En la quimera de lo que sucede y lo sucedido

LA MARIPOSA, LA MUERTE Y EL AMOR...

Ha muerto la última mariposa de este día


Perdió sus colores en un cuarto de noche

Voló por sobre la densa angustia

Más no pudo evitar la desesperanza

Ha muerto y en esa muerte

Se revela que la tristeza es incolora

Quiso tomar aire y sobrevivir

Pero en este espacio hay oxigeno envenenado

Una nada asfixiante la rodeo

Una soledad de inmensa amplitud

La mariposa yace en el suelo

Descomponiéndose lentamente

Pero perdida su condición de insecto

Detrás de ese final

Viene el de la jornada

Pesimista, grisácea

Alicaída como un espectro de fantasma

Alguien dijo

Por ese portal no pasara el amor

La crueldad parecía natural

Gano palmo a palmo la pintura de esa pieza

Convencido de que todo es materia y movimiento

Creyó que ese sitio seria renovado

Saco los moscardones sin miramiento

Limpio en su mente la suciedad de esos espejos

Por la ventana recién abierta

Salieron las últimas oscuridades de lo nocturno

Escucho atentamente

Por el pasillo un taconeo abrió la aspereza

Aguja coronando unos zapatos

Medias eróticas de corta duración

Prendas interiores incendiadas en el abrazo

Caricias lascivas sin fecha de vencimiento

Bocas chocando hasta el acople

Afuera el atardecer se fue agitando

No quería morir sin seguir mirando

Agonizo al ver unos labios perdidos en esa patria

Nació la noche diferente

Iluminada por palabras obscenas y excitantes

En tanto en un juego perpetuo

La apertura se complementaba con la cerradura

Y los puntos cardinales perdieron sentido

Arriba pronto era abajo

Adelante se convertía por milagro en atrás

Las manos naufragaban en aguas calmas

Las extremidades títeres animados

En tanto la oruga comenzó a enderezarse

En busca de morir en el despliegue de una nueva mariposa

Que aletea entre las diferentes oquedades

Deja sus incomparables coloridos

En un nuevo delirio concurrido

En el que dos recrean la utopia del afecto

En la quimera de lo que sucede y lo sucedido

NADA SE CONSIGUE...

Nada se consigue


Sin gastar las suelas de esta luna

Sin humedecer las camisas viejas

Sin decir las palabras renovadas

Nada se consigue

Porque solo se amansa el futuro

Con los pies de barro hecho cementos

Con la oscuridad del alma partida al medio

Dejando que ingrese la luz sacrosanta

De la que emerge con el agua bendita

Sin que te desanime una derrota

De las tantas que padecemos

De las innumerables sucedidas

Bajo aquellas estrellas suicidas

O de las victorias

Pocas pero innegables

De las que nace un gesto amable

El que te anima a seguir andando

Bajando tus escudos en combate

Mirando que los prados se han coronado

En flores de las mas variadas

Con colores de azul anaranjado

Como el viejo carrusel de nuestra esquina

El mismo que perdió un caballo

Al que sobrevino el llanto de un infante

Que no encontró la calma en una sortija regalada

Nada se consigue hermano

Si no estas dispuesto a cruzar a nado

El desencuentro fútil

El insulto inútil

La consecuencia de las intolerancias

De la soberbia

No te esperara la reina

En tu tablero de ajedrez carente de peones

Con las torres derrumbadas

Los alfiles afligidos por su inmovilidad

Nada se consigue digo

Sin la categoría de hombre trajinado

De sabia resignación a que las cosas pasan

Como pasan los momentos del buen pan y del buen vino

De las mujeres hermosas sin amores

Nada se consigue sin compromiso

Sin amar a la que te corresponde

A la que tostara tus amaneceres

Con su piel de mermelada de durazno

La que abrirá la ventana de sus sueños

A los tuyos que reclaman una escucha

Siendo ella quien transforme su mano en oído

Y sus largos dedos en memoria

Nada se consigue sin el invento de la palabra nosotros

Créeme nada hay por delante con tu paso solitario